TESTIMINIO: Cecilia Fernández

“MI MAYOR PREOCUPACIÓN NO ES EL CÁNCER SINO QUE LOS DEMÁS ESTÉN PREOCUPADOS POR MI"

Desde muy joven Cecilia tuvo que hacer de papá y mamá, separada y con dos hijos pequeños, y nunca le faltó energía ni trabajo para salir adelante. Casi toda su vida laboral se vinculó a la salud, con excepción de dos breves períodos como consejera Avon. Estuvo 14 años en un laboratorio de imágenes y recuerda que allí varias veces fue voluntaria para probar los mamógrafos recién instalados y/o reparados, y sus exámenes siempre salieron buenos. Años más tarde, aprovechando los beneficios de un seguro de vida recién contratado, se hizo algunos exámenes y su mamografía nuevamente no tenía novedades.

En marzo del 2018, con 53 años, las cosas cambiarían. Casualmente se enteró de un operativo de Clínica Móvil Avon FALP que llegaría a su comuna, Conchalí, para hacer mamografías gratuitas a mujeres mayores de 50 años. No dudó y se inscribió. El día de su examen estuvo a punto de no ir, ya que llegó a su casa de sorpresa uno de sus nietos para cuidarlo, pero su marido (se volvió a casar hace tres años) le ofreció acompañarla con el niño para que no perdiera la oportunidad. Es así como se hizo su mamografía totalmente confiada en que todo estaba bien, además de que no tenía antecedentes familiares de cáncer de mama, que la hicieran sospechar de algo más.

Sin embargo, una semana más tarde, su hija recibió un llamado del consultorio de la municipalidad para informarle que el examen de su mamá tenía un hallazgo y que debía ir donde la matrona. “De inmediato pensé que era un error, y que la matrona era una alarmista”, cuenta Cecilia. “Ella me indicó que debía ir al hospital que me correspondía con mi mamografía para que me viera un especialista. Yo no quería, pero mi círculo más cercano, partiendo por mi hija que es enfermera y mi marido, me insistían que tenía que hacer caso”.

Es así como llegó al centro asistencial, donde el especialista tras atenderla le indicó que probablemente no era nada. Tras cumplirse el plazo de 45 días de espera para una ecografía mamaria, fue derivada a un segundo recinto hospitalario, donde se confirmó una lesión en su mama derecha. Ahora tocaba hacer una punción, pero no había horas disponibles. “Llamé por teléfono al hospital consultando por disponibilidad para este examen diciendo que era particular, y ahí sí que tenían horas. Me dio tanta rabia que me comuniqué de inmediato con Fonasa para reclamar por esta situación, así que dos días después me llamaron del hospital para hacerme el procedimiento”, cuenta Cecilia. En menos de 10 días se confirmó el diagnóstico: carcinoma mamario, para lo cual se indicó cirugía y radioterapia. Hoy Cecilia está a la espera de que se inicie su tratamiento y ansiosa por lo que viene. “Mi mayor preocupación hoy no es el cáncer sino que los demás estén preocupados por mí. Mis papás están viejitos, me duele que tengan que vivir esto. Siempre he sido independiente, he tomado sola mis decisiones, me ha tocado ser la fuerte en una etapa larga de mi vida… Pero ahora me dicen que es mi tiempo, que me deje querer, y eso cuesta…”, sostiene.


avon avon falp
gatorade chile mint confuturo nosotras lasertam active natura list omnione trekine movistar fundación telefónica meta producciones
facebook avon twitter avon instagram avon youtube avon pinterest avon